abril 18, 2024

Cómo Cultivar Cactus de Cola de Mono y Sus Cuidados

El cactus de cola de mono es una planta increíblemente hermosa. Sus tallos colgantes están cubiertos de largos pelos blancos, que le dan la apariencia de la cola del animal anterior, y también produce hermosas flores rojas.

Si tienes un balcón o puedes colgar una maceta del techo de tu patio, tu planta se verá muy bonita. Aunque también debo decirte que si tienes un jardín, podría ser muy interesante plantarlo cerca de un árbol para usarlo como soporte.

Este cactus no es fácil de adquirir plantado y cultivado, y es más fácil comprar semillas para el cultivo.

Fotos gratis de Cactus cola de mono

Debemos tener en cuenta que se trata de un cactus colgante de rápido crecimiento, por lo que en poco tiempo podremos disfrutar de un ejemplar que hemos criado y cultivado nosotros mismos.

Cultivo de cactus cola de mono.

Fotos gratis de Cactus

Exposición al sol y a la luz.

El cactus de cola de mono prospera a pleno sol a sombra parcial. Incluso puede prosperar en sombra parcial, pero esta planta debe recibir un máximo de 5 horas de luz solar directa por día.

Si recibe demasiada sombra, se volverá más débil y delgado con el tiempo. La luz brillante e indirecta es el mejor tipo de luz para esta planta.

Necesita luz solar muy intensa pero no directa para prosperar. Demasiada luz solar directa puede quemar la planta, pero demasiada sombra la debilita.

En invierno, el cactus debe colocarse frente a una ventana para que reciba la mayor cantidad de luz solar posible.

Fotos gratis de Cactus

Riego.

El cactus de cola de mono no necesita mucha agua, el exceso de riego es el error más común que cometen los nuevos propietarios de cactus, y uno de los más fáciles de solucionar.

Riegue su planta aproximadamente cada semana o dos, lo suficiente como para remojar el suelo a fondo. Asegúrese de eliminar el exceso de agua de la olla después de una o dos horas.

Al igual que con todos los cactus, es mejor dejar que el suelo se seque entre riegos y nunca dejar la planta en el agua.

En los meses de invierno, es necesario regar con menos frecuencia, tal vez una vez cada dos o tres semanas.

Fotos gratis de Cactus

Suelo.

Necesita un suelo ligero, bien drenado y drenado. No le gusta crecer en suelos arcillosos pesados o con baja absorción de agua.

Una forma de tratar este tipo de suelo es usar una mezcla de suelo de cactus / suculentas, que está disponible en cualquier centro de jardinería.

Si prefieres usar una tierra para macetas casera, te recomiendo una mezcla de partes iguales de perlita, arena gruesa y tierra para macetas. Esta mezcla proporciona un buen equilibrio entre la retención de agua y el drenaje.

Temperatura y humedad.

Los cactus de cola de mono necesitan una temperatura entre 15°C y 30°C. Por lo tanto, si vive en un clima donde la temperatura a menudo cae por debajo de 10 ° C en invierno, debe tomar medidas adicionales para proteger su planta del daño por heladas.

Fertilización.

El cactus Cola de Mono no necesita ser fertilizado, pero se recomienda fertilizarlo todos los meses durante la temporada de crecimiento (primavera y verano).

Esta es una excelente manera de prevenir las deficiencias de nutrientes y promover la floración. Durante este tiempo, puede usar fertilizante líquido medio diluido y equilibrado.

Tenga cuidado de no dar demasiado fertilizante, esto puede dañar el cactus. No lo fertilices en invierno, de lo contrario entrará en un estado de letargo y todos los nutrientes que le apliques pueden dañarlo.

Trasplante.

En primavera, se compra una vez y cada dos años. Las plantas que se venden en los viveros generalmente se encuentran en macetas que comienzan a crecer fuera de ellas, lo que evita que se desarrollen aún más. Con esto en mente, nuestro cactus de cola de mono necesita ser trasplantado a una maceta un poco más grande en la primavera.

Fotos gratis de Cola de mono

Semilla.

Para lograr una alta tasa de germinación, se debe hacer lo siguiente:

Lo primero es conseguir las semillas. Podemos encontrarlos en tiendas online o incluso en nuestras propias instalaciones (en la imagen de arriba puedes ver cómo son los frutos y sus semillas).
Una vez los tengamos, los pondremos sobre la superficie de la turba, que se mezcla a partes iguales con arena de río, que utilizamos para llenar una bandeja con agujeros o una maceta.
Posteriormente, los cubriremos con una capa muy fina de sustrato para que no puedan ser arrastrados por el viento.
Por último, regaremos con un pulverizador y colocaremos el semillero en sombra parcial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *